Teresa Pajares

Jose Manuel Álvarez Enjuto abrió su texto de comisariado en una de sus mucha exposiciones diciendo que si la pintura es lo que la caña al pescador, la arquitectura lo que el yunque al herrero, la consecuencia es un vínculo de necesitad y agregaduría de floreciente y enriquecedoras aportaciones. 

Teresa Pajares se recrea jugando con las texturas, con los materiales y con los volúmenes. A ella no le interesa copiar la realidad porque la realidad y los materiales cotidianos son los que configuran el arte,  la cotidianidad presta los materiales para que se los defectos dejen de serlo y se eleven a la categoría de arte.  El comisario Oscar García García a ese respecto escribe que Teresa Pajares concede la misma importancia a los materiales, la creación y la obra acabada. Realzando la fugacidad temporal y la delicadeza poética de los materiales, muchas veces a través de la repetición y reiteración. En un proceso descontextualizador, donde confluyen de forma sublime narración y memoria, Teresa Pajares experimenta jugando con texturas, materiales y volúmenes. Encontrando en los materiales cotidianos el canal para configurar su argumento artístico. De este modo, sus elementos resignificados y elevados a la categoría de arte, nos hacen partícipes y conscientes de nuestro entorno.

Observando su obra tengo conciencia que nuestro entorno, tantas veces invisible a nuestros ojos, es una gran obra de arte conceptual que está esperando que seleccionemos algunos  elementos para elevarlos a la categoría de arte.

Su página web, aunque ella siempre dice que no está actualizada, nos presenta a la artista. También nos deja ver que Teresa Pajares es también una gran artista audiovisual que se fascina por lo cotidiano sumergida en lo cotidiano.